Buenos días, sean bienvenidas.

Me da mucho gusto que los trabajos del Primer Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México, se inicien con una convocatoria tan nutrida y llena de diversidad, enmarcando este, con la gran voluntad para participar y la energía que caracteriza a las mujeres, esa que nos entusiasma, mueve al mundo y genera cambios extraordinarios.

Personalmente estoy comprometida con todas las mujeres de esta ciudad, en principio, por ser mujer y por tener el gran honor y responsabilidad de representar a las millones de mujeres capitalinas.

Lo cual, en mi caso, hoy es posible gracias los principios de paridad de género e igualdad, que significaron una ardua lucha de las mujeres de este país y de la capital.

Tengan en cuenta y estén seguras de que la labor que realizamos las diputadas y los diputados del Congreso de la Ciudad de México, cuenta con una visión social en favor de la protección de los derechos de todas las mujeres.

Estoy convencida de que solo con la participación activa de las mujeres, podemos legislar sobre realidades, problemas y necesidades de la vida cotidiana, ya que los derechos de las mujeres son derechos humanos, que abarcan todos los aspectos de la vida: como la salud, la educación, la participación política, el bienestar económico, la seguridad, con la que se nos garantice el no ser objeto de violencia por ningún medio.

Por lo que les agradezco su participación, ya que su visión y sus opiniones son las que nos enriquecen. Asimismo reconozco su trabajo y el de la Comisión de Igualdad de Género para que esto sea posible.

PARTIDO VERDE